20 de julio de 2016

POESIAS CON MIRADA RELIGIOSA MOIXENTINA (28)

BREVE HISTORIA de las Sagradas Reliquias que se veneran en la iglesia parroquial de San Pedro apóstol; de la villa de Mogente

Después de la ascensión
que hizo Cristo en su poder
movió tal persecución,
que al sol hizo estremecer.
El emperado Licinio,
Nerón, Dacio y Domiciano,
furiosos acometerieron,
perseguir a los cristianos.
Fue la lucha tan sanguienta
y empeñada en tal denuedo
que duró trescientos años
dando mártires al cielo.
San Estéban fue el primero
que su sangre derramó,
y su sangre derramó,
y su sangre darremada
semilla se convirtió
de cristianos decididos
á morir por el Señor.
Hombres, mujeres y niños
á tiranos desafian
por conseguir el martirio
que seguro le tendrían.
Ursula y sus compañeras
fueron presas en Colonia,
y por no manchar su honor
sublimadas á la gloria.
Del número consagrado
de todas estas doncellas
hay dos cabezas tan bellas
que adornan el relicario.
Engastadas con primor
hay dos costillas hermosas
y otras reliquias preciosas
de Usuardo emperador.
Restos de San Sebastián,
Blas, Alejandro y Vicente,
Modesto, niño Inocente,
de San Cosme y San Damian.
Hay restos de Santa Clara
y también de Fray Factor,
de San Lorenzo de España
y de Santiago el mayor.
De Zenón y Santa Bárbara,
de Aurelia y Antonino,
Ermete y Apromiano,
Práxedes y Saturnino
y de Antonio Paduano.
De Cristóbal el mayor,
Magdalena y Crispiniano,
de San Roque, confesor,
Teodosio y Ermolao.
De Catalina y Susana,
de Cecilia y Apolonia,
de Gertrudis y de Daria,
de Agueda y Potenciana.
De San Proto y Primitivo,
San Anastasio y Crisanto,
de Maria cabello y manto,
y de Crispín, Jacinto y Mauro.
De San Francisco el menor
otro pedazo de manto,
y siendo de igual valor
Otro de San Lusitano.
Cuando el siglo IV vino,
Á toda la cristiandad,
el emperador Constantino
ordeno la libertad
y abrazó el cristianismo.
En el siglo decimó sexto
tomó Cristóbal Moreno,
con júbilo y alegría
hábito de religioso
en la ciudad de Gandía:
Por negocios de importancia
la comunidad lo envió a Roma
por el talento que alcanza,
y al punto el camino toma.
Al regresar para España,
Sixto V, un presente
regaló para Mogente
restos de tanto valor
y Moreno, en gran fervor,
tomólos en tanto afán,
en alegría y contento
y vino á depositarlos
en su villa en el convento.
En el siglo diez y nueve,
siglo de la ilustración,
se movio en toda España
una gran revolución,
y por estos movimientos
dieron fin á los conventos,
y á la iglesia trasladamos
en solemne procesión
y allí en fe las veneramos.
La Divina Providencia
por estas reliquias puras
nos libre de calenturas,
hambre, guerra y pestilencia,
también pedimos clemencia
que por vuestra intercesión,
el Dios de los altos designios
mire con ojos benignos
el término de nuestra tierra,
que nos libren del mildiu
odium y la filoxera.
Que nos dé sazonado el fruto
que más abunda en esta tierra,
y al honrado labrador
le sean recompensadas
las gotas de su sudor,
y á los que os veneramos
que tengamos el consuelo
y logremos de aquél bien
de juntarnos en el cielo
por siempre sin fin. Amén.


Modesto Hernandez  (Imprenta Bellver Játiva)