23 de noviembre de 2013

LA TORRE CAMPANAR DE L'ESGLÉSIA DE MOIXENT (12): ACTA SOBRE EL CAMPANAR, EN LA CARPETA DE DOCUMENTS DE L'ARXIU PARROQUIAL

PARROQUIA SAN PEDRO APÓSTOL
MOIXENT
LA TORRE CAMPANARIO:
INTERVENCIONES

A la vista de las intervenciones de que ha sido objeto el Campanario de Moixent, en poco más de un siglo, desde su construcción, llama la atención, el caudal de recursos y de esfuerzos que nos está exigiendo para su buen estado.  Por eso mismo, convenía reunir, a modo de notificación o recopilación, las diferentes intervenciones que durante el siglo XX se han realizado en el Campanario.

Resulta útil señalar, que el Campanario es motivo de aprecio y de orgullo para todos los Mogentinos, y que todas las acciones de que ha sido objeto, han contado siempre con el apoyo generoso de todos, pero a la vez, conviene notar los grandes esfuerzos que ha reclamado de parte de la comunidad cristiana.

Repasemos brevemente las intervenciones de que ha sido objeto:

1.    Construcción del campanario 1881-1889.  Se realizó la configuración actual, según se aprecia en la foto anterior, hasta el rellano de la Sala de las Campanas, pero rematado con un pináculo de estaño o de cinc, bastante más bajo del actual.  No existe en el Archivo Parroquial contabilidad específica de la construcción del campanario, sino incluida dentro de la contabilidad de la construcción de la nueva Iglesia.  (Archivo Parroquial  de Moixent.  Obra de la Iglesia.  Libro de Recaudación 1880-1900).

2.    De 1924 a 1928 se suprime el anterior pináculo metálico, para substituirlo por otro más elevado, y que es el que actualmente muestra el campanario, logrando así una altura aproximadamente de 46 metros.  Se elevó el cuerpo hasta la actual sala del reloj, donde estaba la maquinaria del mismo, y el cuerpo superior imitaba el pináculo anterior pero mucho más elevado, y hecho a base de ladrillos y cemento y argamasa en sus seis caras, y a los lados de las caras, a base de raíles de hierro, aprovechando para ello los raíles del trazado ferroviario.  El pináculo se coronó con un cáliz, en cuyo centro se eleva el final del pináculo sobre el que se colocó una bola de bronce.  Bola que se rompió por una tormenta, y de la cual queda un trozo que se conseva en la base del campanario y que tenía dentro la lista completa de los Mogentinos y mogentinas de 1928 que colaboraron en la obra.  Esta bola se sustituyó por la actual, de hierro y bronce.  Hay contabilidad de tales obras e el “Libro de Matrimonios de la Iglesia Parroquial de San Pedro Apóstol de Mogente 1939-1948” en la parte final del libro, contabilidad que incluye también las obras de la Capilla del Santísimo Sacramento, salón superior de la Sacristía y otras obras.
3.    En marzo de 1987, y por la gran cantidad de grietas y el mal estado del campanario que amenazaba peligrosamente a los viandantes, con desprendimientos de cascotes, se acometió una profunda reforma, de la que consta la detallada documentación que se utilizó: el presupuesto de la empresa Fachadas Rabell, con una cuantía de 2.097.312 pesetas (sin incluir la reparación de la bola).  En dicho presupuesto se mencionan las grietas, cornisas, molduras y otros muchos desperfectos que había que reparar; además del citado presupuesto, hay fotografías de los indicados desperfectos en la carpeta “Obras Parroquiales”.

4.    En el año 2007, de julio a noviembre, hubo que hacer una nueva intervención reparadora de cornisas y adornos del campanario, y multitud de grietas, que de nuevo desprendían cascotes a la calle y casas adyacentes.  Llevó a cabo la restauración, la empresa Torremar, y se contó con ayudas públicas de la Diputación de Valencia, Ayuntamiento de Moixent, además de los generosos donativos de las empresas y vecinos de Moixent.  La cuantía total de la Restauración ascendió a 157.923,99 euros, según consta en el Archivo Parroquial carpeta “Restauración de la Torre Campanario de la Iglesia Parroquial de Moixent 2006-2009”. 
Está la detallada documentación sobre los proyectos y la obra ralizada, con el presupuesto, la solicitud de la Subvención, aportaciones de Moixent, y fotografías del proceso en el Álbum fotográfico numero 6.

De la simple observación de los datos precedentes, se desprenden fácilmente las siguientes consideraciones:
1)    Es llamativa la gran cantidad de recursos que ha reclamado el buen mantenimiento de la estructura del campanario, y el corto espacio temporal en que ha habido que hacer tales reformas.

2)    Indagando a los arquitectos y a la empresa restauradora de campanas, sobre las posibles causas de tan frecuentes desperfectos, el parecer más general, apunta a tres factores como causantes de tales deterioros:
a)    Los soportes del pináculo que funcionan como pilares, son piezas de hierro que dilatan y contraen, según las diferentes temperaturas de las distintas épocas del año, aflojando el carácter compacto de la estructura.  De ahí que, para corregirlo, en la última reforma de 2007, se rodeó el pináculo de varias abrazaderas herméticas de fibra de vidrio.  Pero no obstante, los arquitectos hacían notar que esa configuración del campanario le daba un carácter de “enfermo permanente”.

b)    El cáliz que corona la parte alta del pináculo del campanario, actúa como receptor que almacena elementos de meteorización: arena, excrementos de aves, plumas, envoltorios y cañas de tracas y fuegos artificiales, papel, cartón, y hasta otros objetos como efecto del olvido y descuido de la presencia humana.  Está debidamente impermeabilizado y cuenta con unos tubos de desagüe, pero con el paso del tiempo se obstruyen, y la impermeabilización se afloja.  Las aguas de lluvia se concentran en el interior del cáliz, y más todavía en caso de nevada o granizada, los efectos sobre la parte interior del pináculo son fácilmente imaginables.  De lo cual se deduce, que dicho cáliz, actúa como elemento que favorece las humedades y el deterioro de toda la parte alta del campanario.

c)    La empresa de campanas, ha hecho notar, que el remate en forma de pináculo del campanario, reconcentra la fuerza de las ondas sonoras de los toques de las campanas, así como de los muros por las vibraciones de los motores.  Por eso venián aconsejando la sustitución de yugos metálicos por los de madera, y también de los motores antiguos por otros nuevos, más aptos para suavizar las vibraciones sobre los muros y ondas sonoras, haciendo notar que si se conseguía el toque manual de las campanas, los efectos deteriorantes sobre el campanario serían mucho menores.  Y así se ha tratado de hacer: en 2007 se constituyó la Asociación de Campaners de Moixent, para realizar gran parte de los toques de manera manual, contribuyendo con su aportación a la buena conservación del campanario.

La recopilación breve de estos datos y consideraciones, se hace con el objeto de contar con elementos de reflexión, de manera conjunta, en el futuro.  A fin de que, si fuera necesaria otra intervención a causa de grietas y desprendimientos en la parte alta del campanario, pensar si quizá no convendría más intentar otra configuración distinta del pináculo del campanario.

Moixent, a 25 de julio de 2012, Solemnidad de Santiago Apóstol

Sello Parroquial y firma del Rvdo.D.Antonio Rafael González González
Párroco de San Pedro Apóstol de Moixent

Firma de Felipe Sanchis Tárrega
Colaborador Parroquial